ENTERRADORES DE SUEÑOS

Posted on Actualizado enn

Si algo claro tienen las empresas es que quieren los empleados más cualificados y mejor preparados del planeta. No en vano gastan grandes cantidades de dinero en los procesos de selección. Primero contratando la criba inicial a una consultora de RR.HH., la cual recibe directrices muy estrictas para elegir a los finalistas: una carrera universitaria como mínimo (dos mejor), un máster en “física cuántica molecular”, 10 años y dos días de experiencia en el puesto, dominio de inglés, alemán, chino y latín (para poder comerciar con los romanos en caso de que nos vuelvan a invadir), competencias en informática, uso de nuevas tecnologías, dotes de comunicación, capacidad de trabajo en equipo, capacidad de liderazgo…  ahh !!!  y la tabla de multiplicar del trece (trece por uno es trece, trece por dos…) Segundo, pagando sueldos superiores a los de la competencia para “robarles” sus mejores cabezas pensantes.

Muy bien; ya tenemos a los mejores empleados en cada posición. ¿Y ahora qué? Pues los dejamos morir y punto pelota. Los colocamos en un departamento concreto y que se pongan a hacer lo que les toque hasta que se aburran.  Uno dirá: “es que para hacer esto no necesitaba tantos conocimientos”. ¡¡ No importa !!, le dicen, nosotros queremos gente que vaya sobrada en talento. “Es que aquí no me dejan hacer lo que sé, viene todo decidido”  ¡¡ No importa !! Haz lo que te piden, que te va en el sueldo. Leer el resto de esta entrada »